¿rompiendo tendencias?

Tendencias express. ¿Saturados del consumismo sin sentido….?

Hartos de encasillarnos en estilos, en tendencias, que pasan, que nos limitan….

Vamos, en estos momentos, hacia un cruce de caminos: confluencias de épocas, de todas las corrientes ya existentes o por inventar….

La saturación del consumismo, el procesamiento material, la tecnología, la inmediatez nos esta llevando a empezar a ser conscientes del peligro que corre nuestro “modus vivendi”  ancestral y primigenio, el de nuestra propia especie humana.

Nuestros primeros oficios artesanos,  nuestras materias primas (productos naturales), nuestros alimentos (alimentos naturales, sin procesar), llevan sufriendo una desvalorización tan preocupante ante el progreso desmedido de la industrialización, la robotización, el consumo incontrolado, que hacen plantearle un vuelco “inconsciente” al sistema ante la mera posibilidad de poder estar al límite de nuestra supervivencia como sociedad, como especie….

Hay una necesidad de volver a lo artesanal, para no perderlo; volver a lo esencial, a la versión más primitiva…. Es el nuevo “RAW“….

En la alimentación queremos comer sano, alimentos sin procesar, lo más naturales posibles, crudos si es posible, lo más primigenio….

En nuestros hogares buscamos una vida donde nos sintamos auténticos, sencillamente confortables y felices. Y por ello, en el interiorismo empezamos a utilizar elementos constructivos lo más sencillos posible, buscando la pureza de las formas, utilizando materiales como el mismo cemento desnudo, microcemento; los materiales más naturales: maderas sin tratar, piedra, tejidos de lino, de algodón…. combinandolo  con la más sofisticada tecnología.

Lo viejo convive con lo nuevo, en un diálogo continuo entre presente, pasado y futuro….

Estamos cambiando, sin darnos cuenta: nos preocupa nuestro entorno natural, queremos reciclar, queremos volver a inventar lo dado por no util, buscarle otra visión, otra utilidad….

¿Estaremos realmente dándonos cuenta que tenemos que cuidar nuestro maravilloso planeta y no seguir tan ciegamente las tendencias?

¿Qué llevamos siendo unos insensatos todos estos siglos, sin pensar en las consecuencias que todo ello puede ocasionar a nuestro planeta, nuestra naturaleza, nuestros compañeros los animales; nuestro aire, el que todos respiramos; nuestra agua, la que todos bebemos; en definitiva, no destruir entre todos,  nuestras propias vidas….?

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*