Escaparates que dejan huella

El escaparate forma parte del conjunto de estrategias comerciales que ofrece

el empresario  a su público. Todo ello va a ir imprimiendo el sello personal

que quieras dar a tu negocio; a la misma vez que ira configurando día a día,

el carácter y estilo particular, que quieras dar al mismo.

Tu escaparate es el guiño diario que le hace tu empresa al viandante que pasa

por delante de tu local.

“No desaprovechar” la oportunidad de que “le preste su atención”, es una de

las claves comerciales que va a ir puliendo y definiendo poco a poco, tu marca

personal.

Un escaparatísta es un creador que tiene en sus manos herramientas incontables

a su alcance, para conseguir la idea composicional perfecta, para llevar a cabo la

correcta y magistral ejecución de su obra. La intuición estética que posee el

escaparatista, le dona de una sensibilidad especial, para poder llevar adelante un

Proyecto, con la mayor eficacia y eficiencia comercial posible, al servicio de todos los

clientes que se sientan afines y que conecten con el estilo y la idiosincrácia de la

empresa que se preocupa por “su conjunto”, por su “todo” empresarial.

Un escaparate es una joya en bruto, que sólo el empresario sabio puede ofrecer

al paseante “que pase  por sus escaparate”.

Si las  indicaciones profesionales  del escaparatísta elegido son acertadas, se convertirá

en su mejor tarjeta de presentación.

El escaparatísmo es la herramienta técnica, que nos va a proporcionar  la opción,

[con el conocimiento de las multiples técnicas que pueden ser empleadas para poder

conseguir que el negocio, de al publico en general, su propuesta más conveniente y

acertada , adaptada a  las necesidades de cada publico y negocio en particular],

de poder dar a conocer al publico viandante o el publico habitual de la empresa,

la mercancía que cada vez quiera destacar, o proponer a los compradores habituales

u ocasionales.

 

A modo de ejemplo, presentaremos algunos fotos de los escaparates de una de las

empresas más exitosas, ahora mismo, dentro del panorama textil de moda masculina,

en la capital de Las Palmas de Gran Canaria:

foto 1- Escaparate de Regaliz FunWear.

foto 2- Escaparate actual de la tienda Regaliz Funwear.

foto 3- Regaliz Funwear. Escaparate especialmente diseñado para la colección de su

propia ropa Chela Clo, de uno de los dueños del negocio.

foto 4- Visión cenital del escaparate de la foto 3.

foto 5- En los detalles se halla la excelencia.

 

foto 1

 

foto 2

 

foto 3

 

foto 4

 

foto 5

¿rompiendo tendenciaS?

Hartos de encasillarnos en estilos, en tendencias, que pasan, que nos limitan….

Vamos, en estos momentos, hacia un cruce de caminos: confluencias de épocas, de todas las corrientes ya existentes o por inventar….

La saturación del consumismo, el procesamiento material, la tecnología, la inmediatez nos esta llevando a empezar a ser conscientes del peligro que corre nuestro “modus vivendi”  ancestral y primigenio, el de nuestra propia especie humana.

Nuestros primeros oficios artesanos,  nuestras materias primas (productos naturales), nuestros alimentos (alimentos naturales, sin procesar), llevan sufriendo una desvalorización tan preocupante ante el progreso desmedido de la industrialización, la robotización, el consumo incontrolado, que hacen plantearle un vuelco “inconsciente” al sistema ante la mera posibilidad de poder estar al límite de nuestra supervivencia como sociedad, como especie….

Hay una necesidad de volver a lo artesanal, para no perderlo; volver a lo esencial, a la versión más primitiva…. Es el nuevo “RAW”….

En la alimentación queremos comer sano, alimentos sin procesar, lo más naturales posibles, crudos si es posible, lo más primigenio….

En nuestros hogares buscamos una vida donde nos sintamos auténticos, sencillamente confortables y felices. Y por ello, en el interiorismo empezamos a utilizar elementos constructivos lo más sencillos posible, buscando la pureza de las formas, utilizando materiales como el mismo cemento desnudo, microcemento; los materiales más naturales: maderas sin tratar, piedra, tejidos de lino, de algodón…. combinandolo  con la más sofisticada tecnología.

Lo viejo convive con lo nuevo, en un diálogo continuo entre presente, pasado y futuro….

Estamos cambiando, sin darnos cuenta: nos preocupa nuestro entorno natural, queremos reciclar, queremos volver a inventar lo dado por no util, buscarle otra visión, otra utilidad….

¿Estaremos realmente dándonos cuenta que tenemos que cuidar nuestro maravilloso planeta?

¿Qué llevamos siendo unos insensatos todos estos siglos, sin pensar en las consecuencias que todo ello puede ocasionar a nuestro planeta, nuestra naturaleza, nuestros compañeros los animales; nuestro aire, el que todos respiramos; nuestra agua, la que todos bebemos; en definitiva, no destruir entre todos,  nuestras propias vidas….?