Es posible enamorarse de un cuaderno